gestion humana

Empleabilidad y los Jóvenes Profesionales en Bolivia

Entre las habilidades que demandan los empleadores y la oferta que brindan los trabajadores en Bolivia existe una diferencia contundente. Si bien antes parecía que un título universitario lo resolvería todo, las demandas actuales demuestran que un titulo ya no es una garantía.

Lic. Andres Calle

Casi la mayoría de los países que fueron estudiados en el libro “Desconectados” del BID (Banco interamericano de Desarrollo) se observó que el desempleo juvenil es más fuerte entre los menores de 25 años; y en Bolivia la investigación realizada indica que se mantendrá de la misma forma. Así es que los empleadores aseguran que solo 1 de cada 4 nuevos empleos este año estará destinado a un joven; pero además serán empleos de peor calidad.

Según el estudio del BID, en Bolivia un 75% de los más jóvenes trabajan en empresas pequeñas y en muchos casos con contratos no formales

giovana-maribel-de-la-cruz3-Desempleo-Bolivia_LRZIMA20161128_0063_11.jpg

Ha causado estupor un reciente estudio relacionado con los graduados de las universidades públicas del país que indica que sólo el 10 por ciento de los que llegan a titularse en cualquiera de las carreras ofrecidas a nivel nacional logran conseguir un empleo formal.

tambien  te puede interesar:

Carreras Profesionales del Futuro en Santa Cruz

¿Qué buscan los millennials Bolivianos en un empleo?

Tips al elegir una carrera profesional

El dato equivale a decir que por lo menos 3.600 nuevos profesionales cada año pasan a ser desempleados inmediatamente después de haber conseguido un título universitario y se ven obligados a conseguir algún puesto en el comercio o alguna otra rama de la informalidad que abarca el 70 por ciento de la economía nacional.

215785.jpg

Las empresas en Bolivia han cambiado sus requisitos en cuanto a los nuevos profesionales, una de las competencias que buscan generalmente es la adaptación al cambio que en un mercado laboral cada vez más cambiante, el antiguo concepto de carrera profesional ha saltado por los aires, y cada vez es más importante la adaptabilidad al cambio. El mercado no solo premia a los que tienen completa disponibilidad geográfica, algo que ya se da por supuesto. Ahora estimula la búsqueda de empleo mientras se está trabajando, la formación contínua, la rapidez en el aprendizaje de filosofías de empresa diversas, el emprendimiento y la reinvención de los perfiles profesionales.

Además , entre los valores más apreciables para acometer una planificación de la carrera profesional, destacan como positivos la proactividad, la autoconfianza, la responsabilidad, la honestidad, la ilusión o la implicación en proyectos laborales diversos.

¿Cuáles son las causas de esta realidad en los jóvenes profesionales en Bolivia?

56f534e136076.JPG

Inicialmente, el problema se encuentra al interior de las universidades, cuyo modelo educativo no coincide con las necesidades del país, que a su vez tampoco tiene una estructura productiva que permita a las instituciones formativas orientarse sobre el perfil de profesional que requiere el mercado y las ramas de mayor demanda.

El otro factor negativo es la calidad de la formación. Las universidades siguen produciendo profesionales que son capaces de repetir conceptos, reproducir esquemas y memorizar teorías, pero todavía estamos muy lejos de poner al servicio de la sociedad, recursos humanos competentes, con suficiencia para iniciarse exitosamente en el mercado laboral. Las empresas son en definitiva las encargadas de terminar de hacer el trabajo formativo, que a veces toma varios años y muchos costos adicionales. Por eso es que las instituciones productivas casi siempre se inclinan por el personal experimentado.

El mercado también aporta su cuota de responsabilidad en este problema. Como decíamos, la economía informal no es apta para absorber la cantidad de profesionales que se gradúan en el país y para colmo, la informalidad tiende a crecer en Bolivia, dado que el régimen político castiga a las empresas formalmente establecidas y favorece con fines electoralistas a los emprendimientos que no pagan impuestos, que se benefician del contrabando y que desde el punto de vista del empleo son absolutamente inseguras e inestables, sin las posibilidades de abrirles las puertas a los profesionales. A esto debe sumarse la escasa oferta de la educación técnica, una opción que estaría más de acuerdo con la realidad nacional.

f_2016-06-03_31.jpg

El mercado laboral boliviano tampoco es la mejor salida de formación para los jóvenes, pues la estructura productiva nacional es de baja incidencia tecnológica, muy poco innovadora y con sistemas rudimentarios de trabajo, lo que demanda una mano de obra de baja calificación. Según el INE, apenas el 8,17 por ciento de los que trabajan en Bolivia son profesionales, mientras que de acuerdo al CEDLA, el 61 por ciento de los jóvenes bolivianos están ocupados en sectores informales, sobre todo en el comercio; el 17 por ciento en producción y el 22 por ciento en otras ramas.

Fuentes:

El Diario de Yucatán

http://noticias.universia.com.bo/portada/noticia

Diario El Día

https://www.eldia.com.bo/index.php?cat=180&pla=3&id_articulo=

Web Eju

http://eju.tv/2011/07/ms-profesionales-sin-empleo-en-bolivia/

2 comentarios en “Empleabilidad y los Jóvenes Profesionales en Bolivia”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s