Orientación y Desarrollo

Bullying efectos en la victima y el agresor

Es muy importante entender que el acoso escolar es un problema que tiene efectos tanto en  quienes lo sufren, lo ejercen o lo presencian como espectadores, es por eso que hoy te

DSCF2103_resized_20190201_030606171
Psi. Fernando Zegarra

decimos cuales son estas consecuencias

A pesar de la extendida creencia que el bullying se da con más frecuencia en centros escolares situados en las zonas y barrios más desfavorecidas desde un punto de vista socio económico, lo cierto es que el acoso escolar no hace distinciones sociales, ni de sexo.

También te puede interesar:

Consecuencias en la Victima

Centrándonos en las consecuencias, la más evidente es la disminución del rendimiento escolar, debido a un cambio en el comportamiento habitual de los chicos. Este efecto negativo afecta tanto a la víctima como al acosador, y a veces también a los escolares que favorecen estos actos jaleando y animando las acciones o con una actitud totalmente pasiva.

consecuencias, la más evidente es la disminución del rendimiento escolar

Entre los efectos que el bullying produce en las víctimas se encuentra el deterioro de la autoestima, la ansiedad, la depresión, la fobia escolar e intentos de suicidio, con repercusiones negativas en el desarrollo de la personalidad, la socialización y la salud mental en general.

Quieres aprender mas te invitamos a nuestro taller dale clic aquí:

b1Mesa de trabajo 1-100

Sentimiento de culpabilidad y síndrome de estrés postraumático

De acuerdo con los expertos, la continua amenaza de ser maltratado puede tener consecuencias fisiológicas graves para la víctima del bullying. Hay evidencias de que con el tiempo esta experiencia puede alterar las respuestas biológicas del estrés y limitar la capacidad del individuo para responder a nuevos retos, poniéndole en mayor riesgo de sufrir enfermedades físicas.

nino-se-siente-culpable-p

Desde el punto de vista emocional, la víctima desarrolla un sentimiento de culpabilidad. A veces, la manipulación por parte de los agresores es tan grande que el niño maltratado llega a sentir incluso que lo está haciendo mal y que lo que los otros le están haciendo está justificado.

Además, en un alto porcentaje la víctima padece el síndrome de estrés postraumático, que es un trastorno que se caracteriza por rememorar un episodio vivido que causó mucho estrés. Las personas que sufren estrés postraumático suelen tener pesadillas con ese momento y pueden desarrollar ansiedad, insomnio y alucinaciones.

Depresión.

Las víctimas que sufren en soledad pueden acabar cayendo en una depresión. Esto provoca que se sientan tristes continuamente y aislados. Los padres también pueden sentirse frustrados al no comprender qué le sucede a su hijo.

Niños-Soledad-Casa-Version-Final.jpg

Ansiedad.

Las preocupaciones son constantes: ¿me pegarán mañana?, ¿se reirán de nuevo de mí?… Estas preocupaciones suelen estar acompañadas de problemas de concentración y, además, el niño antes de ir al colegio puede sufrir taquicardias, problemas gastrointestinales (diarreas y vómitos), etc.

Problemas de alimentación.

Pueden existir tres tipos de trastornos alimenticios posibles. En los chicos, suele generarse obesidad (generan ansiedad por comer para paliar sus angustias). Las chicas suelen sufrir trastornos alimenticios como la anorexia y la bulimia.

fotonoticia_20160912070332_640.jpg

Odio.

Los niños experimentan un cambio de emociones en su interior. Al verse rechazados de esa manera comienzan a fecundar un odio interno hacia todo lo que los rodea. Sienten que no hay nadie que los ayude, en quien puedan confiar ni que entienda por lo que están pasando.

Suicidio.

El acoso escolar permanente, constante y duradero puede convertirse en una fuente de estrés demoledora para la experiencia mental de los menores, que no tienen la capacidad cognitiva para afrontarlo. Por miedo a ir al colegio y sufrir más agresiones, algunos acaban suicidándose.

Efectos del acoso escolar en el agresor

Para los agresores, las conductas de acoso pueden hacerse crónicas y convertirse en una manera ilegítima de alcanzar sus objetivos, con el consiguiente riesgo de derivar en conductas delictivas como la violencia doméstica y de género. Por su parte, los espectadores corren el riesgo de insensibilizarse ante las agresiones cotidianas y de no reaccionar a las situaciones de injusticia en su entorno.

348606_15956_1.jpg

“riesgo de derivar en conductas delictivas como la violencia doméstica y de género”.

El acoso escolar supone un riesgo para el desarrollo socioafectivo tanto de la víctima como del acosador. Si un niño de 8 años recibe atención positiva de sus iguales al humillar o golpear a otro niño, podría aprender que esa es una buena manera de obtener atención y poder dentro del grupo.

Al desarrollar una visión positiva de su comportamiento, un niño o adolescente, podría aprender que humillar y golpear a otros es aceptable, incluso divertido. Se convierte en víctima de su propio rol dentro del grupo, un rol que irá interiorizando si no se pone remedio, hasta que pase a formar parte de su personalidad.

al-agresor-bullying

Podría hacer del acoso una pauta, una manera de obtener poder y respeto, no desarrollando otras habilidades sociales más adecuadas, como la asertividad, la empatía y demás conductas prosociales.

Otras consecuencias:

  • Falta de control.
  • Actitud violenta irritable, impulsiva e intolerante.
  • Muestras de autoridad exagerada.
  • Imposición de sus puntos de vista y consecución de sus objetivos mediante la fuerza y la amenaza.
  • Relaciones sociales y familiares problemáticas.
  • Pérdida de interés por los estudios y fracaso escolar.

Consecuencia de los que presencian el acoso

0029027479

Las consecuencias para la masa silenciosa, los chicos y chicas que mantienen una actitud condescendiente con el acoso y pasiva ante el sufrimiento ajeno, no son tan evidentes. Sin embargo, pueden provocar en los  sujetos pasivos la  sensación o convencimiento de que no se puede o que es mejor no hacer nada frente a la injusticia, dando como resultado al afianzamiento de una personalidad temerosa, donde valores como el esfuerzo, la tolerancia o el afán de superación brillen por su ausencia.

Referencias:

 

 

 

1 comentario en “Bullying efectos en la victima y el agresor”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s