La Educación En Línea En Cuarentena Por El Coronavirus

Como docente, llevo semanas “pegado” a una pantalla de ordenador, ante la suspensión, hace ya casi un mes, de las clases presenciales en todos los ámbitos educativos. Esto ha provocado, que, desde entonces, toda la docencia con mis alumnos y alumnas de secundaria, la tenga que hacer de forma virtual. Esta es una realidad, para la que, lo reconozco, no estaba en absoluto preparado. Pero si yo no estaba preparado, mucho menos lo estaba el sistema educativo en su conjunto, que al fin y al cabo, no es mas que un reflejo de la realidad socioeconómica del país”.   Oscar F. T  Maestro de matemática de secundaria

Ingresa Aquí

La Brecha Digital Es También Brecha Social Y Económica

En estas semanas de confinamiento que llevamos, una de las palabras que mas se repite es el tele trabajo especialmente en países de primer mundo. Los gobiernos animan a ello a todas las empresas en las que se pueda implantar. Nos dicen que es una buena solución para que el confinamiento obligatorio no impida que algunos sectores puedan seguir funcionado o para que muchas empresas no tengan que despedir, aunque sea temporalmente, a nadie.

En el ámbito educativo, esto es una realidad y  la docencia de los colegios particulares ha pasado a ser virtual. Ya sea a través de actividades diarias que se envian, clases grabadas o emitidas en directo por medios digitales, los docentes intentan, por todos los medios disponibles, suplir en la medida de lo posible, la falta de contacto directo que se da en las clases presenciales.

¿Las Preocupaciones Más Sentidas?

La mayor preocupación es el estancamiento del sistema educativo con la pérdida de varios días de difícil recuperación, pero existen desigualdades, pues los estudiantes de colegios particulares como ya mencionamos han optado por desarrollar actividades vía online, ya que tienen las condiciones tecnológicas como las tablets o computadoras y el acceso a internet. Pero los estudiantes de colegios fiscales y los profesores están sin hacer nada y sin el crecimiento intelectual que toda persona y el país necesita.

Los especialistas dicen que por mucha voluntad y empeño que pongamos, es absolutamente imposible. Nunca una pantalla de ordenador, un video grabado o una actividad y su posterior corrección telemática, puede sustituir el trato directo personal, las dudas y las explicaciones corregidas en persona, el trato humano y la conciencia de grupo que se crea con la convivencia en un centro educativo. Además que los maestros  de escuelas fiscales no han tenido una capacitación para manejar medios virtuales  para dar clases online.

Sin contar que no todas las familias que tienen a sus chicos en  escuelas privadas tienen acceso a internet ilimitado y a una impresora para los prácticos de primaria que se deben imprimir, muchos padres hacen esfuerzos para pagar las mensualidades de los colegios particulares, la pregunta sería entonces, porque tienen a sus hijos en colegios particulares, existen muchos factores que los comentaremos en un posterior artículo.

Esta realidad digital, tiene un gran componente de exclusión social y constituye una gran fuente de desigualdad. El porcentaje de hogares sin internet u ordenador se concentra en los barrios mas pobres, o con trabajos informales. Incluso en los hogares con mejor situación económica que pueden tener acceso a internet, muchas veces solo hay un ordenador o soporte informático (tablet, etc). Objeto codiciado que en muchas ocasiones a lo largo de un día se tienen que turnar y compartir todos los miembros de la familia: el padre o la madre, o los dos, para teletrabajar, y los hijos para poder seguir la docencia virtual.

Es muy importante que en Bolivia, el Gobierno y las instancias pertinentes, como el Ministerio de Educación, pasada la crisis por el coronavirus se planteen alternativas  y políticas para la capacitación de docentes en el manejo de medios digitales para las clases virtuales y que también de alguna forma la población en general pueda tener acceso a internet ilimitado, con esta crisis de salud por el coronavirus en Bolivia, no solamente ha salido a relucir que  el sistema de salud  es precario sino también  el sistema educativo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *