Has Clic Aquí

¿Por Qué Los Docentes Están Más Agotados En Las Clases Virtuales Durante La Cuarentena?

Cuando encontré un artículo en Facebook sobre el agotamiento que producen las reuniones por video llamada me pareció interesante, decidí leer los comentarios que habían dejado las personas que leyeron el artículo y en su mayoría eran docentes que daban clases virtuales quienes habían comentado, y sí fue el común denominador, ya que expresaban tener más agotamiento al dar clases virtuales en comparación a  las clases presenciales que daban antes del COVID-19.

Muchas personas afirman que terminan agotadas después de una clase o reunión por video llamada, esto puede deberse a que no estamos acostumbrados a usar este tipo de servicio y también porque requieren una atención extra y una exposición mayor que una conversación cara a cara.

La pandemia de coronavirus COVID-19 transformó de un día para el otro la forma de relacionarse que tenían las personas. Con una computadora, teléfono o tableta, las video llamadas se convirtieron en la herramienta virtual imprescindible para coordinar las clases y hasta para celebrar cumpleaños y reuniones con familiares y amigos.

Es una forma virtual de comunicación que genera un estrés adicional ante una exposición inusual frente a colegas de trabajo, estudiantes y familiares o amigos. Además de  que se debe lidiar con el estrés por la fallas tecnológicas que está pueda  tener.

En comparación a una charla cara a cara, una video llamada demanda una mayor atención en las expresiones faciales, el tono de voz y el lenguaje corporal. Todo esto exige un gasto extra de energía, ya que es  una situación diferente a la que usualmente no estamos acostumbrados: nuestras mentes están conectadas pero nuestros cuerpos están distanciados, y por eso nos sentimos exhaustos después de una conversación virtual.

La cámara de los teléfonos y las computadoras exponen a todos los integrantes en estos encuentros y generan una presión social que suman otro estrés adicional, similar al que muchos experimentan cuando tiene que subirse a un escenario por primera vez. A su vez, muchas personas no están acostumbrados a verse en pantalla.

El contacto visual prolongado se ha convertido, de acuerdo con la nota de National Geographic, en la señal facial más intensa disponible y puede parecer amenazadora o demasiado íntima si se sostiene demasiado.

Acortar el tiempo del  uso de video llamadas para las  clases virtuales podría disminuir la fatiga, también con el tiempo y la costumbre del uso de estas herramientas virtuales podría ir disminuyendo el agotamiento que está produciendo.

Es importante evaluar el uso adecuado de las video llamadas, ya que muchas tareas se pueden resolver con otras herramientas, como los documentos compartidos.

Hacer un poco de ejercicio, realizar algunos estiramientos o tomarse una pausa para un refrigerio son algunas de las  recomendaciones que dan  los especialistas para evitar la fatiga que generan las video llamadas.

Referencias

https://www.google.com/amp/s/www.lanacion.com.ar/tecnologia/fatiga-zoom-que-nos-agotan-videollamadas-durante-nid2358794/amp

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *