Violencia infantil en aumento durante la cuarentena en Bolivia

Los conflictos familiares han incrementado en esta pandemia debido al estrés  que esta trajo consigo, algunas de las razones  más importantes para que se dé este incremento es por: tensiones relacionados con la organización y el manejo de nuevas situaciones como horarios, rutinas, actividad escolar, responsabilidades laborales a distancia, en algunos casos estrés por la pérdida de fuentes de ingreso, la aparición de problemas económicos, sumado a las limitaciones del contacto social con familiares y amigos.

 Estas tensiones familiares en los peores casos ha cobrado la vida de los más vulnerables, las niñas, niños y  adolescentes. El hogar se ha convertido en el lugar más violento y peligroso para miles de niñas, niños y adolescentes bolivianos.  El confinamiento obligatorio los ha puesto en una situación de aún mayor vulnerabilidad a manos de su propia familia y su entorno más cercano; es decir, de quienes deberían amarlos y protegerlos.

Ingresa Aquí

De acuerdo una nota  sacada en  La Razón del 15 de abril 2020, los primeros 25 días de cuarentena la FELCV atendió 1.216 casos en Bolivia, 33 de esos casos fueron violaciones a niños, niñas y adolescentes. Estos datos demuestran un promedio de 49 episodios diarios de violencia y abuso a menores de edad.

El Ministerio Público ha hecho público que la violencia contra las mujeres, niñas, niños y adolescentes se ha agravado durante este periodo de cuarentena. De los 1.743 casos registrados durante este periodo, 1.370 corresponden a delito de violencia familiar o doméstica y 94 casos de violación de infante, niño, niña o adolescente.  Esto se suma a los alarmantes datos de 24 infanticidios y 41 feminicidios ocurridos desde inicio de año.

ahorra hoy clic aquí

La pandemia ha afectado los servicios de protección de la mujer, niñez y adolescencia porque han visto limitada su capacidad de brindar respuesta y asistencia a las víctimas en el afán de evitar propagar el virus y con recursos limitados; y con el cierre de las escuelas y la limitación para acceder a servicios de salud, lo que resultaba ya antes complejo, ahora se intensificó aún más.

Los profesores y personal de salud tienen ahora menos posibilidades de identificar signos de maltrato y denunciarlos como ocurría antes de la pandemia. Un profesora o profesor tenía los elementos profesionales para detectar si un alumno es víctima, un vecino o un dueño de casa ven agresiones o escuchan un llanto, parientes o amigos perciben el cambio de comportamiento; todos podemos ser cuidadores y todos podemos crear un espacio seguro y de protección en el que no quepan el daño ni el abuso.

Y seguramente muchos casos van a quedar en la impunidad y será muy difícil el restituir derechos de estos niños, niñas y adolescentes para que puedan acceder a la atención y apoyo que necesitan.

No hay, ni habrá ley o política que baste para eliminar la violencia contra la niñez, adolescencia y mujeres sin el compromiso de la población en general, de los progenitores en primer lugar y de todos quienes sean cercanos a la familia.

Referencias

https://unifranz.edu.bo/violencia-infantil-en-aumento-durante-la-cuarentena/

https://www.google.com/amp/s/www.la-razon.com/ciudades/2020/04/15/durante-la-cuarentena-la-felcv-atendio-por-dia-49-casos-de-violencia-y-una-violacion-a-menores/%3famp=1

Oferta hoy has clic aquí

Supera este invierno invicto, no te pierdas nuestra oferta

Has clic Aquí

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *