Juega Distinto, Juega Difícil

Si has experimentado en un vídeo juego, seguramente sabrás que jugar en modo difícil no es la misma sensación de logro que cuando estas en modo fácil o medio, al parecer el estar en modo difícil te da la percepción que a un si perdieses te regocija hacerlo porque está en modo difícil.

Esta analogía hace referencia a varios estudios americanos que han consistido en preguntar a quienes se han desarrollado mediante el rodeo de experiencias provechosas que les hace mejores y más concreta mente que experiencias han sido más fructíferas y que les ha enseñado cada una de ellas.

La clasificación del desarrollo de las competencias en relación a las experiencias esta lejos de ser sencilla, primero porque:

 toda experiencia enseña varias competencias y toda competencia puede ser desarrollada mediante diversas experiencias.

Ingresa Aquí

Además, que ciertas experiencias aportan generalmente más que otras, particularmente más en las situaciones que son difíciles, el desarrollo es más notorio escenarios como: ante problemas nuevos que hay que tratar, de las misiones delicadas incluso conflictivas que exigen iniciativa, imaginación control de sí mismo y cualidades de reflexión y de método. Establecer relaciones personales con compañeros de trabajo o gente que no se conoce o verse obligado a tomar decisiones importantes de forma improvisada sin tener toda la información necesaria.

Refuerza tu sistema inmune con:

Oferta pregunta Aquí

¿Pero qué te enseña la dificultad?

El hecho de estar ante desafíos o misiones nuevas provoca sentimiento de un desfase entre lo que ha se ha hecho y lo que se espera, lo cual impulsa a desarrollar las competencias necesarias para enfrentarse a ellos.

La conciencia de la dificultad

Estar consciente de este desfase y la necesidad de afrontarlo y de elaborar las conductas requeridas motivan al individuo para hacer un balance de la actividad para analizar y sacar provecho de ella a fin de aprender lo necesario para dominar la situación y como consecuencia construir competencias.  Que pueda utilizar de nuevo en situaciones similares.

Además, el ser consciente de la dificultad y de las conductas puestas en practicas para resolverla aumenta la confianza en uno mismo cosa que no sucede cuando las situaciones ya conocidas o fáciles.

Así que las competencias no se adquieren en medio de la rutina ni en las actividades que uno ya domina si no cuando juega en modo difícil.

Citando a Claude Levy -Leboyer (2000) “Llevado al límite puede decirse que el fracaso frente a dificultades fuertes puede ser más productivo que un éxito fácil”.

¿quieres pasar este invierno invicto?

Oferta pregunta Aquí

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *