Psi. Lizeth Q. Bazoalto

Hoy por la pandemia se ha tenido que adaptarse y cambiar el estilo de vida que antes se llevaba. La educación virtual ha surgido y se está dando en diferentes plataformas, también se puede afirmar que hemos llegado a una nueva educación la educación del siglo XXI.

En Bolivia hay un atraso considerado, y esto va en peor con el uso de las nuevas tecnologías. No solo se trata de cambiar las aulas, por algún artefacto tecnológico (celular inteligente, computadora o Tablet), y que se continúe con los mismos contenidos y enseñanza por parte del maestro o maestra a distancia Online.

Las transformaciones en la enseñanza con nuevas tecnologías son radicales y se basan en el ejercicio de la imaginación, la creatividad y la innovación; de trabajos colectivos; de investigación conjunta entre docentes y alumnos; del uso extensivo de las TICs; de formar competencias y habilidades para las sociedades del conocimiento del siglo XXI.

Hace falta la implantación de proyectos que en verdad sean fructíferos para la enseñanza virtual de este siglo XXI,  porque el alumnado tiene con una visión más amplia y visionaria que se adelanta, y el maestro debe reinventarse   para tener un óptimo desenvolviendo y resultados excelentes de sus estudiantes.  No basta solo con que tengan acceso al de internet y conectarse a las clases; un hecho que fue muy criticado, fue la interrupción de las clases el año pasado lo que genero que los resultados no fueran exitosos y desencadene en el ausentismo.

Los integrantes de la familia son fundamentales para apoyar el seguimiento de las clases online durante la pandemia en el aprendizaje de niños, niñas y adolescentes, además que se sientan seguros y continúen en su desarrollo cognitivo.

Unite a nuestra comunidad en WhatsApp:

También en Telegram: